viernes, 7 de mayo de 2010

TIERRA DE GIGANTES


Tierra de gigantes (Il Pistolero dell'Ave maria )
1969
Italia/España
Director: Ferdinando Baldi
Reparto: Peter Martell, Leonard Mann, Luciana Paluzzi, Alberto de Mendoza, Pilar Velázquez, Piero Lulli, Luciano Rossi, José Suárez, Barbara Nelli, Mirella Pamphili, Franco Pesce, Silvana Bacci, Enzo Fiermonte, Franco Gulà, José Manuel Martín, José Riesgo, Nicola Solari, Eugenio Galadini, Osiride Pevarello, Renzo Pevarello, José Terrón.
Guión: Federico De Urrutia, Piero Anchisi, Vincenzo Cerami, Ferdinando Baldi, Mario di Nardo.
Fotografía: Mario Montuori
Música: Roberto Pregadio, Franco Micallizi




Atípico spaghetti dirigido por Ferdinando Baldi en 1969 en el que da una mayor importancia a las relaciones entre los personajes y los conflictos que surgen entre ellos que a la acción.
La historia de la peli es muy interesante: un pistolero llamado Rafael, tras muchos años de búsqueda, encuentra a su amigo de la infancia Sebastián al que le contará un terrible secreto que afecta a su niñez y a su familia (su padre fue asesinado por su madre, Anna, y el amante de ésta, Tomás). A partir de aquí ambos tratarán de reunirse con Isabella, hermana de Sebastián de la que Rafael está enamorado, para vengar la muerte de su padre, el general Juan Carrasco.



Además de ser muy interesante, la historia está inusualmente bien desarrollada (pienso que lo que generalmente falla en los spaghettis son los guiones), cuenta con personajes muy bien perfilados y situaciones creíbles, y mezcla estupendamente suspense (los guionistas, entre los que se encuentra el propio Baldi, irán dosificando la información sobre la identidad de los personajes y lo que les ocurrió), acción (hay muy buenas escenas de tiroteos como la secuencia de la fiesta de bienvenida al general Juan Carrasco que termina con un gran enfrentamiento) y drama (se trata de una tragedia en toda regla que, por lo que he leído, adapta el mito de Orestes único hijo varón de Agamenón, el cuál era asesinado, después de su regreso de La Guerra de Troya, por el amante de su mujer Clitemnestro, llamado Egisto. Orestes será salvado por su niñera y al cumplir veinte años volverá con su amigo Pilades para vengar a su padre. En este sentido no hay que olvidar que Baldi era un gran conocedor del mundo clásico y Federico de Urrutia, otro de los guionistas, ese mismo año firma el guión de “Los desesperados” historia que aunque se desarrolla en el oeste también tiene muchos puntos en común con las tragedias griegas).



En cuanto a la dirección, Ferdinando Baldi vuelve a demostrar (como ya lo hizo en "Adiós, Texas") su buen hacer con la cámara tanto en exteriores (a destacar la escena inicial en la que muestra su pericia con la grúa) como en interiores (es magnífica la secuencia del baile con un elegante picado),y además en este film se aprecia su preocupación por el tratamiento del color (hay escenas visualmente bellísimas como aquella en la que se alterna la imagen de Peter Martell de riguroso gris oscuro bebiendo y la de una bailarina en plena danza sensual con un traje blanco y naranja fuerte). Pero, sin duda, lo que convierte en grande a está película es cómo está dirigida la parte final con el doble enfrentamiento de Rafael y Sebastián con Tomás mientras la lujosa casa se convierte en pasto de las llamas e Isabella se pierde en su interior.



El film también se beneficia de un presupuesto bastante holgado para lo que se estilaba en este subgénero y esto se aprecia tanto en el vestuario, mucho más rico, como en la decoración, la ambientación y las numerosas y variadas localizaciones. Y a todo ello hay que añadir una cuidada fotografía de Mario Montuori y, la que considero, una excelente banda sonora compuesta por Roberto Pregadio que cuenta con varios temas sobresalientes.



Por lo que respecta a los actores, me ha gustado mucho Peter Martell en el papel de un atormentado Rafael que padece algún tipo de disfunción sexual mientras que, creo que, Leonard Mann como Sebastián no está a su altura. En el bando de los malos nos encontramos a un correcto Alberto Mendoza en el papel del Tomás, el amante asesino, aunque pienso que a este actor le iban mejor papeles menos graves como el de Lucky en la mencionada “Los desesperados”, a un estupendo Piero Lulli que, para mí, bordaba los personajes caracterizados por su falta de escrúpulos y a José Manuel Martín en su típico papel de pistolero mejcano. Y en papeles femeninos, que cobran una inusual importancia para un spaghetti, aparecen una joven y bella Pilar Velázquez como Isabella, la desdichada hermana de Sebastián, que está muy bien en la escena final y la ex chica Bond Luciana Paluzzi en el rol de la maquiavélica y, posteriormente, arrepentida mujer del general Juan Carrasco, al que interpreta con su sobriedad habitual José Suárez en una pequeña colaboración.



En cuanto a los aspectos negativos, muy pocos para mí, debo señalar los siguientes:

La falta de información en determinados temas como el problema sexual de Rafael y que parece estar relacionado con el personaje que interpreta Lulli (en un momento del film éste le dice: “Se me había olvidado, este hombre no es hombre”) o el salto brusco en el final, por lo que me da la sensación de que la película ha podido sufrir algún corte.

El abuso por parte de Baldi del zoom en los aproximadamente veinte primeros minutos. No obstante después se olvida de ello.

Alguna escena un tanto simplona como aquella en la que Sebastián salva a su hermana.

No obstante me ha parecido un excelente spaghetti que he disfrutado muchísimo a pesar del doblaje en el llamado español neutro y de la desincronización entre imagen y sonido en alguna escena, sobre todo de peleas.


PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 9
AMBIENTACIÓN: 9
DIRECCIÓN: 8
ACTORES: 7
MÚSICA: 9

MEDIA: 8,4

9 comentarios:

maltese dijo...

Dos buenísimas reseñas seguidas de, para mí, dos "spaghettis" de los buenos. Estas que te sales, Jesus!!!
Cuidadín, Julio, que cualquier día éste da un golpe de Estado y la lía...ja, ja, ja.
En serio, Enhorabuena a los dos!!!
Menudo blog os estais currando...

Julio_Alberto dijo...

Pues si...jeje.
Hoy tocaba una de las mias de las que te gustan a tí, maltese, pero por lo visto esta corria prisa, así que aqui está.
Mañana te martirizo.
Esta de hoy no la tengo, a ver si se animan a editarla, que por la peazo reseña de Jesús se ve que es una de las buenas.

Jesús dijo...

Muchas gracias, Maltese.

maltese dijo...

Ya te dije cómo podías tenerlas, así que...tú mismo.
Que miedo me das con la próxima reseña!! ja, ja, ja
Menos mal que los fines de semana no tengo Internet, así no me lo chafas...

echoes dijo...

Otro gran spaghetti, aunque su nombre tanto en italiano como en español no lo veo muy relacionado con
la película en si.
Sobre la disfuncion sexual de "Rafael", me da la impresión que éste fue castrado por el personaje de Lulli.

Jesús dijo...

Hola echoes, algo similar he pensado yo pero la verdad es que en la película no está suficientemente explicado.

maltese dijo...

Para mí sí que està muy claro que Rafael fué castrado....

juan dijo...

fabuloso, este si que me ha encantado. Bastante mas que mas que ADIOS TEXAS, que me decpciono en parte. Si que es verdad lo de la pelicula en español latino, asi lo llamo yo, que me parece que queda algo mal en algunos momentos. Tambien es cierto lo de que tal vez la pelicula aqui cuente con algun corte porque la que me baje yo del ares dura aproximadamente una horita y cuarto. Aun asi la he disfrutado muchisimo y me parece de lo mejorcito que he visto hasta ahora. Un saludo

Iker dijo...

Buen spaghetti western, con un digno guión de Federico de Urrutia, pseudónimo de Federico González Navarro, y una excelente banda sonora.

Sobre la castración a la que fue sometido Rafael, ésta queda clara durante el transcurso de la película, primero de manera insinuante, cuando Ana confiesa al cura "¿Se acuerda usted de Rafael, aquel criado que estaba enamorado de Isabel? Cuando supimos que ella también le quería, Thomas le castigó horriblemente", y más tarde de forma directa, mientras Francisco tortura psicológicamente a Rafael con la sobrina del tabernero y dice al muchacho "Ah, claro, perdona... Se me había olvidado tu... defecto. ¿Te acuerdas de cuando hice que te arrepintieras de haber nacido hombre? No te quedaron más fuerzas que las de los brazos, y ésas también te las quitaré..., canalla", pero sobre todo cuando, acto seguido, en esa misma escena, uno de los secuaces de Francisco agarra a la muchacha diciéndole "Conmigo quedarás satisfecha, yo no estoy castrado".

Por cierto, escribo Ana, Thomas, Isabel y la sobrina del tabernero porque son los nombres tal y como los he escuchado en la película, a pesar de que en la ficha de la misma que aparece en eldoblaje.com vengan escritos como Anna, Tomás, Isabella y la hija del tabernero, respectivamente.

En cuanto a la duración del largometraje, es de 1 h 20 min.