sábado, 22 de mayo de 2010

UNA RAZÓN PARA VIVIR Y UNA PARA MORIR


Una Razón para vivir y una para morir
1972
Italia/España
Director: Tonino Valerii
Reparto: James Coburn, Telly Savalas, Bud Spencer, José Suárez, Georges Géret, Ugo Fangareggi, Reinhard Kolldehoff, Guy Mairesse, Benito Stefanelli
Guión: Rafael Azcona, Ernesto Gastaldi, Jay Lynn, Tonino Valerii
Musica: Riz Ortolani
Fotografía: Alejandro Ulloa


Excelente spaghetti western dirigido en 1972 por Tonino Valerii que como muchas otras películas (ese mismo año Daniel Mann rodaba en EEUU la, para mí, inferior “Los vengadores” con William Holden, Ernest Borgnine y Susan Hayward) toma como modelo la exitosa cinta bélica “Doce del patíbulo” en la que un grupo de condenados se enfrenta a una misión suicida.



Nuevo Méjico 1862, en plena guerra de Secesión el ex coronel Pembroke, degradado por haber rendido, sin razones aparentes, una fortaleza al ejército confederado, propone a su amigo el mayor Ballard, comandante en jefe de una prisión militar, recuperarla. Para ello contará con seis condenados a la horca por delitos diferentes: asesinatos, robos, contrabando, etc y con un sádico sargento, a los que les prometerá, para asegurarse su fidelidad, que en la fortaleza hay un tesoro enterrado del que podrán apoderarse. La aventura acaba de comenzar.



La peli a través de un buen guión obra del propio Valerii, Ernesto Gastaldi (colaborador habitual en los westerns del primero) y del gran Rafael Azcona (uno de los mejores escritores del cine español) nos cuenta una historia bastante original, por lo que he visto hasta ahora, para un spaghetti en la que hasta bien avanzada la cinta no sabremos la importancia que tiene en la misma el tema de la venganza. La originalidad del guión dentro del mundo del eurowestern no sólo radica en el tema sino en cómo es tratado éste, con un ritmo pausado, más cercano a las cintas clásicas, y en el que la trama y la tensión entre los personajes se van desarrollando de forma pausada hasta llegar al estallido de violencia en el magnífico final que nos resarce de la ausencia de disparos y peleas a lo largo de la mayor parte de su metraje (incluso no se ve cómo acaban con los únicos cuatro personajes que mueren en la parte central de la peli). En cuanto a los aspectos negativos del mismo creo que se puede señalar el hecho de que los personajes, salvo los principales, están poco trabajados, o una escena, pienso, demasiado inocente en la que hacen creer a todo un pueblo, soldados incluidos, que la guerra ha acabado.




Si el guión es notable, la dirección de Valerii no lo es menos (para mí con ésta y “El día de la ira” demuestra que era uno de los mejores realizadores en este subgénero) obteniendo magnificas escenas en las que se aprecia su pericia con la cámara, como en el estupendo prólogo inicial muy bien dirigido y necesario para conocer el carácter de los dos protagonistas, al mismo tiempo que nos muestra la miseria de la guerra a través de un pueblo en el que sólo quedan ancianos y el sheriff es un manco, y al que llegan individuos muertos de hambre que se arriesgan a ser encarcelados por robar un poco de comida; la secuencia en la que el protagonista libera del patíbulo a los condenados, que cuenta con un gran travelling; la presentación de la fortaleza, en la que utiliza sabiamente la grúa; y, sobre todo, el largo y brillante enfrentamiento final, que cuenta con una magnífica planificación, y culmina con una panorámica con el objeto de que podamos ver a los escasos supervivientes rodeados de muertos.



Otro aspecto destacado del film es la banda sonora de Riz Ortolani que cuenta con un gran tema principal de carácter épico pero con un cierto tono melancólico, y otros incidentales bastante apropiados.



Por último, tengo que hacer mención a otra de las grandes bazas de la peli, la presencia de un extraordinario James Coburn que borda el personaje del coronel Pembroke, una lástima que sólo apareciese en dos spaghettis porque ciertos papeles le iban como anillo al dedo y éstos ganaban mucho con su presencia. Junto a él un sorprendente Bud Spencer, mejor que de costumbre, en el papel de Eli Sampson un pícaro que intenta sobrevivir a la guerra, será el único de los siete que siempre se mantendrá fiel a Pembroke y que, en sus propias palabras, será la primera vez que mate a alguien. El rol de malvado le corresponde a un correcto Telly Savalas como el corrupto y cruel oficial sudista. Junto a ellos, José Suarez en un pequeño papel como el mayor Ballard, el alemán Reinhard Kolldehoff en el rol del sádico y avaricioso sargento (curiosamente también participó en “Los vengadores”) y Paco Sanz como un turbio granjero.




Una razón para vivir y una para morir”, spaghetti que, para mí, no debe faltar en la videoteca de todo buen aficionado a este subgénero.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 8
AMBIENTACIÓN: 8
DIRECCIÓN: 9
ACTORES: 8
MÚSICA: 8

MEDIA: 8,2


Reseña Adicional

6 comentarios:

juanbrevas dijo...

Además de todo lo que habla el articulo, es una forma de ver como estaban las minas de Rodalquilar en esos años, aun hoy se pueden visitar donde se rodaron esas escenas Y es magnifico el lugar. Por no hablar de los decorados de El condor. Una pelicula básica.

maltese dijo...

Un muy buen spaghetti, que no merecía menos que la espléndida review de Jesus!!!!

Pedro Pereira dijo...

Para mi es top 10.

Lino dijo...

La pelicula empieza de forma ridicula con un Bud Spencer vestido pateticamente dando vueltas por el pueblo vacio durante un tiempo interminable, el fuerte es de traca de cutre y los soldados por el estilo,los condenados no se salva ni uno y Telly savallas pasa de la pelicula, sale poco y se le nota demasiado que cumple y nada mas
pero la pelicula al final resulta entretenida, James Coburn esta esplendido como siempre y Bud como bien señala Jesus mejor que lo habitual y ademas esta el ver las minas y la fortaleza del "Condor" casi lo mejor de esta peli sobrevalorada

Billiard dijo...

Quizá esperaba demasiado, pero a mí me ha decepcionado. Me sobran fundidos en negro -a veces sin venir a cuento-, posados colectivos del grupo en encuadres pretendidamente épicos, y, sobre todo, las escenas "humorísticas" con B. Spencer -en la que va a orinar, etc.-, que rompen de tal modo el ritmo que ya no logra remontarlo ni el apoteósico final. Por otro lado, James Coburn está, a ratos, impresionante.

Ramón Moreno Palau dijo...

Acabo de ver hoy domingo esta pelicula por el canal NITRO y me ha parecido francamente soberbia,efectivamente tiene resabios de DOCE DEL PATIBULO,pero se aparta deella en el dibujo de los personajes y sobre todo en la mayor humanización del protagonista-James Coburn-la fotografia y el guión son magnificos-veo que en la nómina de guionistas esta nuestro genial rafael azcona,quiza de el sea la idea de como enciende el malogrado TELLY SAVALAS-el villano de la función-sus cigarros-la parte final me parece fantastica,digna de cualquier producción norteamericana hecha con medios y el final amargo y desolador,pese al triunfo de aquel grupo de hombres y la aniquilaciónd e la guarnición confederada,no fué el SW muy dado a retratar la guerra civil USA en su ingente producción,pero sin duda este es un SW sobresaliente y ademas rodado en la epoca de decadencia del genero,ya que eran los años de TRINIDAD y demas pseudoparodias del genero,aun asi aun se conseguia a traer a estrellas de hollywood del calibre de James coburn o telly savalas,no me olvido naturalmente de nuestro entrañable Carlos pedersoli-conocido mundialmente como Bud spencer-