viernes, 21 de mayo de 2010

SENTENCIA DE MUERTE


Sentencia de muerte (Sentenza di morte)
1968
Italia
Director: Mario Lanfranchi
Reparto: Robin Clarke, Tomas Milian, Richard Conte, Enrico Maria Salerno, Adolfo Celi, Eleanora Brown, Luciano Rossi, Lilli Lembo, Gilberto Galimberti, Monica Pardo, Glauco Scarlini, Giorgio Gruden, Donato Baster, Raffaele DiMario, Silvana Bacci, Umberto DiGrazia, Claudio Trionfi, Fortunato Arena, Elio Angelucci
Guión: Mario Lanfranchi
Fotografía: Antonio Secchi
Música: Gianni Ferrio


Spaghetti western de la buena época del genero.
Mario Lanfranchi, director italiano natal de Parma, con una corta filmografía como realizador, trabajo que alternaba como actor de reparto, nos presenta su único aporte al genero, resultando una notable película, siendo una pena que no hubiera dirigido más eurowesterns. Lanfranchi también hizo guiones, como es el caso de "Sentencia de muerte"

Cash (Robin Clarke) es un joven pistolero que busca a los cuatros hombres que mataron a su hermano para acabar con ellos y completar su venganza.




Lanfranchi divide la película en cuatro "episodios" (uno por cada "venganza"), cada uno centrado en la forma en que Cash va acabando con los asesinos.
Casi sin ningún tipo de conexión entre ellos (más allá del personaje protagonista) se puede incluso considerar a cada parte como una película en si misma.
Bueno, esto ultimo no es realmente cierto ya que levemente el espectador puede entrar en la mente de Cash cuando recuerda el asesinato de su hermano reflejandose en la pantalla en pequeños flashbacks.




Diaz (Richard Conte) es un prospero hacendado de Mexico, donde huyó tras acabar con el hermano de Cash y robar un banco.
Su final comienza en el desierto, por el que intenta escapar con Cash tras él. Por desgracia para él, Diaz no tuvo tiempo de recoger agua, cosa que si hizo su perseguidor, que solo espera a que la sed acabe con Diaz y poder rematarlo tranquilamente, no sin antes hacerle sufrir un poco con su agonía.
El capitulo básicamente se reduce al tiroteo que precede a la huida por el desierto de Diaz, y la persecución y parte final de la misma.
22 minutos resueltos con una considerable pericia por parte de su director, sabiendo sacarle partido de un decorado abierto como es el desierto de Almeria.




Casi con el mismo metraje (21 minutos) se presenta el segundo acto.
Montero (Enrico Maria Salerno) se esconde en un moribundo poblacho, donde se divierte desplumando a todo el que convence para jugar al poker.
En un primer momento no recuerda a Cash, pero justamente cuando este le deja si nada en una partida, es cuando le viene a la memoria el pasado que le une al joven, y al día siguiente aparecerá listo para jugarse la vida en otra partida de poker con Cash.
El montaje de las dos partidas es sencillamente de lo mejor en este tipo de escenas. Para completar el episodio, se presenta un pequeño inicio de relación con una jovencita del pueblo, que acaba de forma brutal.




Friar Baldwin (Adolfo Celi) es el "protagonista" del tercer episodio, el más corto de minutaje (apenas 17 minuto).
Baldwin ha usurpado el puesto del reverendo local, y tiene a un pueblo mexicano a su merced, contando para ello con la ayuda de un nutrido grupo de pistoleros que le siguen y le protegen siempre.
Es en este capitulo cuando vemos posiblemente la escena más recordada de la película, cuando Cash, apresado por Balwin y dejado herido en mitad del monte para que no huya con un revolver pero sin munición, se saca la bala el solo de la pierna para poder acabar con Balwin.




La cuarta parte, aparte de ser la ultima, es también la más larga, ya que se extiende algo más de media hora hasta el final de la misma y de la película.
O'Hara es seguramente el personaje más inusual de "Sentencia de muerte".
Es un albino con ataques de epilepsias (que los lugareños confunden con posesiones demoniacas) y con una extraña obsesión por el oro.
Cash le prepara una trampa, al abrir el banco en el pueblo por el que sabe que O´Hara se mueve, y así esperar a que este aparezca para acabar con él.
Cash se vale de que conoce la personalidad del albino, y la avaricía de este por robar el oro que Cash trae para abrir el banco hará que salga de su escondite.

A lo largo de toda la película, Lanfranchi logra dar un acabado tecnico muy interesante, que se sobrepone a la tematica de serie B asociada siempre con el spaghetti, para lograr un producto de calidad, incluso vista ahora, más de cuarenta años después de su estreno.



Tiene además de lado un reparto en general a un gran nivel. Eso si, es una pena que el actor más relevante del mismo, Tomas Milian, termina haciendo una actuación algo pasada de rosca, quizás por el propio personaje en sí, pero personalmente pensaba que un actor con su talento podría lograr sacar adelante el papel, aunque por desgracia no fué así al cien por cien.
Robin Clarke y Enrico Maria Salerno son los más entonados, sobre todo en la partida de poker en la que la apuesta es la vida.
Una curiosidad de Cash es que solo bebe leche.
Y es que el joven se siente culpable ya que no pudo salvar a su hermano porque por aquella época era un alcohólico, así que ha decidido apartar la bebida de su vida para poder llevar a cabo su venganza, obligandose a beber solo vasos de leches.

La banda sonora de Ferrio no pasa de complementar sin molestar las imagenes, aunque no es digna de resaltar como lo mejor de la misma.

Titulo destacable, que esperemos que en breve aparezca por España en una edición correcta, aunque ya sabemos que eso es casi una quimera.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 8
AMBIENTACIÓN: 9
DIRECCIÓN: 8
ACTORES: 8
MÚSICA: 6

MEDIA: 7.8



7 comentarios:

maltese dijo...

Muy buena reseña, Julio!!!
Un spaghetti muy interesante y muy por encima de la media del género...

Julio_Alberto dijo...

Gracias, maltese.
¿estas de acuerdo conmingo en que la actuación de Milian es un poco exagerada o no?

Jesús dijo...

Ésta es de las películas que quiero volver a ver porque tiene bastante fama y mí no me convenció el guión, sobre todo en relación con la segunda y la cuarta historia.

maltese dijo...

Totalmente de acuerdo, Julio.... se pasa de histriónico y sobreactúa demasiado. Y mira que, para mí, es uno de los mejores actores que han pasado por el SW!!

echoes dijo...

Interesante película, aunque la parte final flojea un poco por la sobreactuación de Milián.

Pedro Pereira dijo...

Milian exagera pero es sen duda una gran peli.

Anónimo dijo...

El protagonista está sobresaliente, al igual que Salerno y Celi. La última historia no me convenció en absoluto, y es que Tomás Milián no es precisamente un actor que me guste demasiado. Para mí estropea el impecable transcurso del guión. Pero es una película con una excelente dirección y realización, bastante mejor que muchas que he visto y que están mejor consideradas. La música tampoco está mal. Un SW muy bien hecho.