viernes, 23 de abril de 2010

LA CAZA DEL ORO


La Caza del oro
España/Italia
1972
Director: Juan Bosch
Reparto: Anthony Steffen, Daniel Martín, Tania Alvarado, Fernando Sancho, Manuel Guitián, Gustavo Re, Gaspar 'Indio' González, Ricardo Moyán, Juan Miguel Solano, Antonio Ponciano, Luis Induni, Ángel Lombarte, Juan Torres, Ivan Patino, Irene D'Astrea, Jarque Zurbano, Carmen Roger, Raf Baldassarre, Juan Patiño, Juan Antonio Rubio
Guión: Juan Bosch, Fabio Piccioni, Sergio Donati
Fotografía: Julio Pérez de Rozas
Música: Marcello Giombini




Dean Carver es un viejo ladrón que lleva 20 años en la prisión por haber robado y escondido 28 saquitos de oro.
El mismo dia que acaba su condena y va a ser liberado, aparecen cinco pistoleros en la puerta de la prisión esperando a que salga. Entre ellos se encuentra Trash Benson, posiblemente el más rápido de todos.
Oliendoselo todo, el viejo Carver logra que no le dejen en libertad al atacar y destrozar el despacho del alcaide de la prisión.
Benson logrará entrar en la prisión liberando a Carver con la ayuda de Paco, un mexicano compañero de celda del viejo. Los tres se unirán para esquivar a los guardias, a los cuatros pistoleros, e ir a rescatar y repartirse el oro.




Juan Bosch, director catalán, nos presenta un spaghetti que, como en la mayoría de sus trabajos en el genero, forman parte de la serie B del eurowestern marcada por un presupuesto limitadisimo, que queda patente desde el atrezzo hasta los extras o los decorados. Esta es precisamente una de las razones que la mayoría de los directores españoles de aquellos westerns alegan en su defensa del resultado final frente a los italianos, que no es otra que por norma general estos últimos contaban con el doble del presupuesto para sus películas, hecho que a la postre lastraba el producto resultante.

Anthony Steffen protagoniza "La caza del oro". Ataviado con una capa y una indumentaría muy parecida a la usada por él mismo en "Django el Bastardo", su Trash Benson está completamente alejado de ser un héroe. Ni siquiera es una persona de "dudosa" moral, ya que al principio de la película es reconocido como pistolero perseguido por la ley, y de los más peligroso. Y así lo demostrará a lo largo de la historia, cuando su único objetivo será lograr los saquitos de oro.




Daniel Martín es Paco. Su personaje es un mexicano inofensivo, incapaz de disparar ni de matar a nadie. Eso no le evitará ser de mucha utilidad para Benson, así que logrará cerrar un pacto con él para localizar juntos el oro y repartírselos.

Aunque en un primer momento los socios logran esquivar a sus perseguidores junto con el viejo Carver, el asunto se les complica cuando al encontrarse con una caravana de mujeres de vida "ajetreada", a Carver le da un ataque al corazón por las atenciones de una de ellas, y solo alcanza a escribir en un papel donde escondió el oro para despues morir al momento. Tras observar el papel, Benson ordena a Paco que lo memorice, para unos segundos después quitárselo de las manos y quemarlo para que nadie más lo pueda encontrar.
Llegado el momento de ir en buscar del oro, Paco le reconoce a su compañero que no ha memorizado el sitio porque él no sabe leer. Bensón grita y gesticula...!él tampoco sabe leer!.




Rodada con algunos toques de humor, sin llegar a la auto-parodia, unida a bastantes tiroteos y muertes, "La Caza del oro" es una aventura entretenida y amena, sin más pretensiones que divertir al espectador durante los 80 minutos de su visionado.

Juan Bosch sabe sabiamente entrelazar esa disparidad de estilos que van desde el spaghetti oscuro de los primeros años, pasando por el cine de aventuras del Zapata-western, a la ya comentada faceta más humoristica sin caer en la comedia enloquecida sin ninguna gracia.




Para ello se sirve del contrapunto de los dos protagonistas, siendo Benson el que aporta plomo y Paco diálogos ocurrentes.
Ambos actores se les ve muy metidos tanto en los papeles como en la película, y juntos crean una actuación muy notable.
Tampoco hay que olvidar al resto del reparto, sobre todo al Fernando Sancho, en un papel reducido, pero arrollador y enérgico, como era habitual en el actor.
De su parte vemos los momentos más oscuros, como el ahorcamiento de las gentes de un pueblo mexicano lanzándolos desde un campanario, o un peculiar juego al que somete a Paco y Benson, ambos con un cartucho de dinamita atada a la boca.
Raf Baldassarre, Luis Induni y Tania Alvarado también aparecen en dicho reparto formado además en su mayoría con actores españoles.

En el aspecto negativo, una tosca producción, rodada en Huesca y Barcelona que obviamente no es Almeria.
La música de Marcello Giombini tampoco es que aporte mucho.
Tambien hay que reconocer que algunos diálogos no terminan de funcionar bien.



Sobreponiendose a todo, "La Caza del oro" es un digno spaghetti sin duda recomendable.

PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 6
AMBIENTACIÓN: 7
DIRECCIÓN: 7
ACTORES: 7
MUSICA: 5

MEDIA: 6.4










5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,ayer dieron esta peli en 13tv,coincido con la reseña....sin ser gran cosa es una peli que se deja ver bien.por cierto todas las tardes de entresemana en 13tv dan spaghettiwestern,la mayoria son malos de verdad,pero a veces dan algunas de las buenas,un saludo vaqueros RUDY.

Jesús dijo...

A mí me pareció una película que, sin ser nada del otro mundo, resulta muy entretenida y en la que, a diferencia de la mayoría de los spaghettis cómicos, las escenas cómicas están bien insertadas en la trama con lo que se consigue un correcto equilibrio entre éstas y las más serias y dramáticas.

Billiard dijo...

Ciertamente recomendable, sí. Una peli simpática y bastante ingeniosa que gana a medida que avanza y deja un buen sabor de boca.

Billiard dijo...

Ciertamente recomendable, sí. Una peli simpática y bastante ingeniosa que gana a medida que avanza y deja un buen sabor de boca. Las interpretaciones son buenas y no le falta marcha.

Ramon Jesus dijo...

Acabo de verla, aunque me faltó ver el principio, ya que las cadenas locales las anuncian a una hora y después se pasan el horario por el forro... es decir, empiezan a emitirla un cuarto de hora antes del horario previsto.
Pues a mí, qué quieren que les diga, me pareció una buena película. En esos tiempos, ya se sabe que no vamos a ver efectos especiales espectaculares. Me parece un buen argumento, entretenida, con toques de humor que no molestan y dramática cuando tiene que serlo.