jueves, 3 de marzo de 2011

Telly Savalas

Actor norteamericano (Nueva York 1924- Nueva York 1994) cuyo verdadero nombre era Aristóteles Savalas.


Nacido en el seno de una familia de emigrantes griegos, tras estudiar psicología en la Universidad de Columbia participó en la 2ª Guerra Mundial y al finalizar ésta comenzó a trabajar como periodista en la cadena ABC News. Su vocación como actor fue tardía y tras haber participado en varios episodios de televisión conoce a Burt Lancaster que se convirtió en un gran amigo y le dio la oportunidad de debutar en el cine con el premonitorio rol de policía en el drama “Los jóvenes salvajes” dirigida en 1961 por John Frakenheimer, con ambos volvería a coincidir el año siguiente en la estupenda “El hombre de Alcatraz” por la que fue nominado al Oscar. Ese mismo año participó en otra estupenda película, el intenso thriller dirigido por J. Lee Thompson “El cabo del miedo” al lado de Gregory Peck y Robert Mitchum y en el que volvía hacer de detective.


Durante esta década trabajó de forma incansable generalmente, debido a su aspecto físico, encarnando a hombres duros cuando no malvados o sicóticos. Así se le pudo ver en superproducciones como “La historia más grande jamás contada” de George Stevens en la que dio vida a Poncio Pilatos, “Genghis Khan” junto a Omar Shariff y Stephen Boyd o la bélica “La batalla de las Ardenas” película rodada en España y protagonizada por un gran elenco encabezado por Henry Fonda, todas ellas de 1965; también intervino en los westerns “El camino de la venganza” (1968) que dirigido por Sidney Pollack, con el que había colaborado en la notable “La vida vale más”, le volvió a emparejar con Burt Lancaster y “El oro de Mckenna” (1969) con de nuevo J. Lee Thompson y Gregory Peck; o las bélicas “Doce del patíbulo” dirigida en 1967 por Robert Aldrich que le proporcionó un gran papel como un soldado trastornado y “Los violentos de Kelly” (1970) que, con un tono de comedia, le dio la oportunidad de trabajar junto a Clint Eastwood.


La década de los setenta, en la que seguirá combinando cine y televisión, se caracterizará por su aparición en coproducciones europeas de todo tipo de géneros entre las que destacan “Pánico en el Transiberiano” dirigida por Eugenio Martín o “Capricornio uno” de Peter Hyams y, sobre todo, por su papel del teniente Kojak en la serie del mismo nombre de la que, durante los seis años que se mantuvo en antena (1973-1978), se emitieron 118 episodios.


Es en esta década cuando se le puede ver en varios spaghettis, debutando en este subgénero con la mediocre “Una ciudad llamada bastarda” (1971) junto a Robert Shaw y participando durante 1972 en otros tres euro westerns más, entre los que destaca “Una razón para vivir y una para morir” dirigida por Tonino Valerii; además de protagonizar “Al infierno gringo” un western rodado entre España y Hungría.


En las dos décadas siguientes, y hasta el momento de su muerte, sigue trabajando a buen ritmo sobre todo en producciones para televisión, volviendo a interpretar en algunas de ellas al teniente Kojak, mientras que sus apariciones en el cine se fueron espaciando cada vez más en películas de escaso interés, entre éstas destaca su participación en la película de Jesús Franco “Los depredadores de la noche” (1987).


En 1994 fallecía como consecuencia de un cáncer de próstata un actor al que siempre asociaremos con su sombrero de detective y con su chupa-chups.


Filmografía SW