jueves, 8 de enero de 2009

QUINCE HORCAS PARA UN ASESINO


Quince horcas para un asesino (Quindici forche per un assassino)
Italia/España
1968
DIRECTOR Nunzio Malasomma
REPARTO Craig Hill, George Martín, Aldo Sambrell, Tomás Blanco, Eleonora Brown, Andrea Bosic, Howard Ross, José Manuel Martín, Aldo Berti, Frank Braña, Giovanni Ivan Scratuglia, Umberto Raho, Luis Durán, María Montez, Laura Redi, Margarita Lozano, Alvaro de Luna, Ricardo Palacios, Antonio Molino Rojo.
GUIÓN Mario Di Nardo, José Luis Bayona
FOTOGRAFÍA Stelvio Massi
MÚSICA Francesco de Masi
ESPECTADORES 865.148


Acusados injustamente por el asesinato de tres mujeres, los miembros de dos bandas rivales se unen para poder sobrevivir a la caza a la que son sometidos por todo el pueblo. Y huyendo llegan hasta un abandonado fuerte, en el que intentaran defenderse de los ataques del grupo que les persigue.

PhotobucketPhotobucket

Sandy Cassell (George Martin) es el jefe de una banda de ladrones de caballos. Después de su ultimo robo, matan a algunos vaqueros, y eso hace que Bill Mack (Craig Hill), líder de otra banda, se ponga tras su pista por una recompensa que dan por ellos.

Cuando la banda de Casell está durmiendo en el granero de un rancho de una viuda que vive sola con sus dos hijas, es cuando Mack da con ellos. Y le propone a Casell un curioso negocio. Después de que les diga donde vendió los caballos y ellos se lo devuelvan a los dueños, avisara a Casell para que los vuelva a robar. Como el negocio parece redondo, Casell acepta.

Pero a la mañana siguiente, y cuando aún las dos bandas siguen en el granero durmiendo, llega el novio de una de las hijas de la dueña del rancho, que primero descubre a las tres mujeres muertas dentro de la casa, y después a los hombres. Decide ir a avisar a el sheriff, y todos los ciudadanos del pueblo se dirigen a detener a los supuestos asesinos.
Estos, al despertarse y ver a las mujeres muertas, comienzan a preguntarse quien ha sido el asesino. Pero entonces aparece el grupo comandado por el sheriff, y pese a que Casell intenta que no huyan, el primer instinto hacen que todos comiencen a hacerlo nada más ver a los hombres del pueblo, comenzando una persecución.

La misma acaba al llegar a un viejo fuerte, en el que se resguardan. Por desgracia los hombres del sheriff no cesaran en sus ataques y pronto los nervios y los más bajos instintos comenzarán a aparecer en los pistoleros acorralados.

PhotobucketPhotobucket

Una trama original, sin duda. Con unos apuntes de suspense psicológico, sobre todo en el encierro, que hace que los miembros de ambas bandas comiencen a ponerse nervioso al verse atrapados y sin posibilidad de escapar a la ira de los hombres que están fuera. Una ira que hace que a cada "asesino" al que van matando hasta los cuelguen para que los vean sus compañeros. Es sin dudar también de señalar la actitud de estos pistoleros que supuestamente son el "brazo de la ley", ya que muchas veces a lo largo de la historia son casi igual de crueles que a los hombres a los que persiguen.
Aunque en honor a la verdad, casi todos los personajes son de una moralidad bastante gris tirando a oscura. Hasta el propio Bill Mack, supuesto protagonista de la historia, no duda en robar, secuestrar y hasta matar para lograr sus objetivos, y más si lo que quiere es escapar con vida. Su cara de la otra moneda, Sandy Cassell, aunque tampoco tiene muchos escrúpulos, al comienzo de la historia aún tiene un poco de moralidad. Moralidad que por otro lado irá perdiendo conforme avance la historia.

Ambos actores (Craig Hill y George Martin) son sin duda los mejores de todo el reparto, consiguiendo los dos buenas actuaciones. Aunque tampoco quiero dejar pasar a José Manuel Martín, en un grandisimo papel como un cura con vocación de pistolero, con su ropa ennegrecida, y sobre todo con su biblia siempre a punto para soltar algún sermón. El resto del reparto lo conforman algunos habituales, como Frank Braña, Ricardo Palacios, Tomas Blanco, Aldo Sambrell o Alvaro de Luna.

PhotobucketPhotobucket

Sobre la dirección del italiano Nunzio Malasomma, pese a que quizás no resalte, es aceptable, y se le ve que sabia bien como rodar un western de la nueva hornada. Algunos buenos movimientos de cámara le delatan como un hombre de tecnica depurada. Por desgracia, este fue su único spaghetti, y también su ultima película, ya que unos pocos años después moriría.

La fotografía y la banda sonora siguen esa linea, y si quizás no son del todo notable, se pueden definir como un trabajo que no estropea el conjunto final.

PhotobucketPhotobucket

Seguramente en manos de un director con un poco más de talento esta película hubiera sido una verdadera cinta a tener en cuenta y más conocida, pero pese a todo creo que es un titulo cuanto menos original y arriesgado por su historia, y que "15 horcas para un asesino" es una película a recuperar y a reivindicar como un gran pequeño spaghetti.


PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 7.5
AMBIENTACIÓN: 8
DIRECCIÓN: 7
ACTORES: 8
MÚSICA: 7

MEDIA: 7.5


PhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucket

6 comentarios:

maltese dijo...

A mí esta película me sorprendió gratamente. Estoy de acuerdo contigo: un gran pequeño spaghetti.
Y Craig Hill tiene mucho oficio y profesionalidad y eso se nota en sus interpretaciones...George Martin le veo bastante más limitado y mediocre

La abadía de Berzano dijo...

La tengo pendiente de visionado, pero tras leer tu comentario, la verdad es que la tengo ganas. Las premisas son bastante sugerentes, y ese reparto repleto de actores típicos del género también ayuda. Por cierto, totalmente de acuerdo con la apreciación de maltese sobre las aptitudes interpretativas de los dos protagonistas.

Anónimo dijo...

La he comprado por lo que habìais escrito en este blog, y no me ha decepcionado.Buena pelìcula con un gran reparto, y buena dosis de suspense.Un tìtulo a descubrir

Julio_Alberto dijo...

Me alegro de que te gustara, Anonimo.
Solo por eso merece la pena el curro del blog.
Un saludo, y gracias por dejar el comentario.

Jesús dijo...

Me ha parecido un curioso y estimable spaghetti que, con un buen ritmo, te mantiene pegado al sillón hasta el final.

La dirección es notable lo que se aprecia en la planificación de gran parte de las escenas de la peli con una correcta utilización de la cámara; así me gustaron mucho, entre otras, la secuencia inicial con el robo del ganado en el rancho en la que destaca un bonito travelling, el descubrimiento de los cadáveres por parte del novio de una de las mujeres asesinadas, la llegada de los forajidos al Fuerte Tortuga o la mayoría de las escenas de acción que se desarrollan en dicho fuerte. Sin embargo hay otros momentos en los que el director parece estar rodando de forma desganada y no consigue, a mi juicio, transmitir toda la carga dramática de la historia; a este hecho, hay que añadir el montaje bastante brusco en algunas ocasiones que no sé si será fruto de cortes que haya podido sufrir el film.

Estoy de acuerdo contigo en que es el guión lo más destacable de la peli, pero al mismo tiempo me decepcionó un poco. Trataré de explicarme.

Me parece muy original la historia que se aleja del casi perenne tema de la venganza e incluye elementos propios de otro género como es el thriller con la subtrama de la investigación del asesinato por parte del personaje que interpreta Tomás Blanco. Además es un tanto malicioso, ya que consigue que sintamos simpatía por los pistoleros sitiados, que no dejan de ser una panda de ladrones y asesinos, al presentarnos, como tú has comentado, a unos perseguidores, en teoría hombres de ley, que se comportan como una jauría ávida de sangre (ahorcan a los pistoleros muertos o los rematan a sangre fría).

Sin embargo no desarrolla suficientemente estas cuestiones. Así el tema de la investigación de la identidad del asesino se resuelve de forma precipitada y no ahonda en el drama que van a vivir los bandidos sitiados en el fuerte al pasar de ser cazadores a cazados (por cierto esta parte me recordó a un western serie b protagonizado por Gregory Peck: “Solo el valiente” en el que un pelotón de soldados en un fuerte abandonado debe contener las arremetidas de los indios que les superan en número). Además se producen situaciones poco creíbles como la relación que se estable entre Bill y la prisionera, y, sobre todo, el final me pareció ilógico (no entiendo la transformación de Sandy, que hasta ese momento se muestra como un hombre despiadado que odia a Bill) y un tanto fallido.

Desde el punto de vista técnico cabe señalar que, a pesar del bajo presupuesto, tanto la fotografía como la ambientación, sobre todo la del fuerte, son correctas; mientras que la banda sonora cuenta con un tema cantado bastante resultón.

En cuanto a las interpretaciones, para mí, se produce un desequilibrio en la pareja protagonista ya que mientras que Craig Hill está muy bien (me gustó más que en “Cazador de forajidos”) a George Martin le he visto más limitado y no me acabó de convencer. A ellos, como tú señalas, hay que añadir un buen grupo de secundarios entre los que destaca Aldo Sambrell en el primer papel que le veo en el que no hace de jefe de bandidos.

En definitiva, creo que es un spaghetti notable y muy entretenido que podía haber sido mucho mejor si se hubieran cuidado más ciertos detalles.

estampida dijo...

me pille la peli por curiosidad y no me ha decepcionado, buena en su conjunto, buen argumento, buen elenco, irregular en su montaje con algunas escenas metidas 'a capon' y sobre todo para bien y para mal la interpretacion de craig hill muy superior a la de george martin que le veo algo eclipsado. pero si, es un gran titulo del spaghetti muy recomendable y lo que mas me entusiasma son las galopadas por las ramblas de almeria y el caracteristico sonido de los disparos de la peli, ya sabeis a lo q me refiero; estoy de acuerdo con jesus, a veces se siente mas simpatia por los bandidos q por la 'ley'