lunes, 5 de septiembre de 2011

CUATRO PISTOLEROS DE SANTA TRINIDAD

Cuatro pistoleros de Santa Trinidad (I quattro pistoleri di Santa Trinita)
1971
Italia
Director: Giorgio Cristallini
Reparto: Peter Lee Lawrence, Ida Galli, Phillipe Hersent, Raf Baldassarre, Daniela Giordano, Valeria Fabrizi, Salvatore Furnari, Daniele Vargas , Umberto Raho, Mimmo Maggio, Raymond Bussieres, Paul Oxon, Tonino Pierfederici, Salvatore Furnari, Antonella Murgia, Filippo Antonelli, Antonio Buonomo, Katia Cardinali, Bernadette Frank, Giglio Gigli, Luigi Mannoia, Alessandro Perella, Aldo Sala, Marcello Tambore
Guión: Giorgio Cristallini
Fotografía: Alessandro D'Eva
Müsica: Roberto Pregadio


Tardío spaghetti italiano dirigido por Giorgio Cristallini, realizador de corta carrera que comenzó como ayudante de dirección en los años 40 (“Los que vivimos” de 1942) y nos dejó dos spaghettis, el que nos ocupa y el desconocido para mí “Sei jellato amico, hai encontrado Sacramento” de 1972 protagonizado por el norteamericano Ty Hardin. En esta ocasión utilizó, en una clara operación de marketing, un título en el que, aunque poco tienen que ver, figuran de nuevo el número cuatro (cifra bastante repetida en este subgénero) y, sobre todo, el nombre de Trinidad, película de gran éxito que se había estrenado a finales de 1970.



SINOPSIS: George, un joven periodista que está buscando a su tío, un general sudista que todavía no se ha rendido, y Thomas, un veterano marshall que está investigando la venta de armas a los indios por parte de blancos, se convierten en los improvisados salvadores de Sara, una muchacha a la que persiguen un grupo de forajidos con el objeto de arrebatarle los documentos de la propiedad de una mina. Juntos partirán hacia una posada en donde quedarán retenidos ante un previsible ataque de los pieles rojas, al mismo tiempo que se toparán con los bandidos que les venden las armas.





El film, que cuenta con un guión escrito por el propio director, me ha parecido un despropósito, quizás de lo peor que he visto hasta ahora, y muestra claramente el grado de degeneración al que se llegó en este subgénero: producciones baratas (más que de hablar de serie b creo que deberíamos hablar de serie z), guiones sin pies ni cabeza en el que los acontecimientos se suceden sin ninguna lógica y por el capricho del guionista, diálogos absurdos, dirección atropellada y chapucera, montaje descuidado, personajes tópicos y mal interpretados, banda sonora inapropiada (en esta ocasión Roberto Pregadio compone unos temas en los que se aprecia influencia tanto del jazz como del pop de la época, más apropiados para películas de espías a lo James Bond que proliferaron tanto durante esos años o, incluso, comedias al más puro estilo del landismo español). Y todo ello con el agravante de que la mayor parte de la película se desarrolla en la posada y su entorno, con lo que el aburrimiento es mayor, ya que ni el guión, ni la dirección saben crear ni dosificar mínimamente la tensión necesaria entre los personajes con el objeto de que el film no se venga abajo desde el principio.



Creo que es suficiente citar algún ejemplo para entender ante qué tipo de western nos encontramos: en la escena en la que George salva a Sara, ésta es perseguida por cinco hombres y se ve cómo el joven periodista (que más que periodista parece un consumado pistolero) mata a dos para a continuación poder comprobar que huyen cuatro forajidos; ante la amenaza del un ataque indio, uno de los personajes dice “Los indios se preparan durante el día y atacan por la noche” para a continuación en la siguiente escena otro comentar: “Los indios se preparan por la noche y atacan al amanecer” (¿En qué quedamos? ¿Atacan por el día, por la noche o a todas horas?); los forajidos no tienen problema en revelar sus planes delante de testigos, en primer lugar ante el conductor de la diligencia, que el hombre debía ser sordo porque no se entera de nada, y posteriormente ante el médico, que en un momento dado llega a decir que algo sospechaba de los bandidos (¡pero hombre si han cantado sus planes estando tú al lado!); los forajidos atacan la posta al estilo indio, dando vueltas alrededor de la misma, claro el problema es que son cuatro y la escena queda de lo más ridícula y cutre; como la mujer del dueño de la posta había sido cantante no puede faltar la típica escena con una canción que no aporta nada a la trama, además de estar descontextualizada, al comenzar con el sonido del órgano tocado por el médico para después intervenir toda una orquesta (y los músicos ¿dónde están?).




Por lo que respecta a los actores, al frente de reparto se encuentra el malogrado Peter Lee Lawrence, actor bastante flojo para mí, que en esta película se muestra más perdido que de costumbre en el papel de George, un periodista que porta, a lo Steve McQueen en “Wanted”, un winchester recortado en vez de un colt, con el que es tan hábil que se podría ganar la vida como sheriff o como pistolero. Junto a él, en el principal papel femenino Ida Galli (bajo su habitual seudónimo de Evelyn Stewart) encarna a Julia, un antiguo amor de George, de cuya relación éste todavía no se ha recuperado, que le volverá a engatusar para conseguir sus pérfidos planes. Raff Baldasarre con el seudónimo de Ralph Baldwin en uno de sus habituales papeles de forajido. Daniele Vargas, que porta una ridícula peluca, como Gómez otro de los conspiradores. Ni ellos, ni el resto de los actores que intervienen creo que pueden hacer gran cosa ante, la que se me antoja, una deficiente dirección de actores y frente a los estereotipados personajes que les tocan interpretar (la mujer fatal, el perverso pistolero que viste todo de negro, el joven ingenuo e integro, el elegante y maquiavélico jefe de la banda al que llaman el francés, la antigua vedette insatisfecha con su vida actual, el posadero-marido de la anterior- amante esposo y sacrificado padre, el abnegado sheriff, etc).



En definitiva un subproducto que, junto con otros de este tipo, creo que son los causantes de la mala fama de este subgénero y sólo recomendable para aquellos que tengan mucho interés por el spaghetti.



PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 2
AMBIENTACIÓN: 3
DIRECCIÓN: 2
ACTORES: 3
MÚSICA: 3

MEDIA: 2,6

3 comentarios:

Alan Bique dijo...

Muy buena crónica. Horrible spaghetti, sin pies ni cabeza de principio a fin. Me recuerda a otro igualmente malo, Reverendo Colt.

Jesús dijo...

Totalmente de acuerdo Alan Bique, Reverendo Colt también tiene lo suyo.

Alan Bique dijo...

Lo único bueno de esta película es el doblaje.