viernes, 29 de octubre de 2010

CARA A CARA



Cara a Cara (Faccia a faccia)
1967
Italia/ España
Director: Sergio Sollima
Reparto: Tomas Milian, Gian Maria Volonte, William Berger, Jolanda Modio, Gianni Rizzo, Aldo Sambrell, Carole André, Angel del Pozo, Nello Pazzafini, José Torres, Rick Boyd, Frank Braña, Ivan Scratuglia, Lorenzo Robledo, Francisco Sanz, John Karlsen, Calisto Calisti, Andrea Fantasia, Osiride Peverello, Lidia Alfonsi, Guillermo Mendez, Antonio Casas, Rosella D'Aquino, Guy Heron, Linda Veras, Freddy Unger, Alfonso Rojas, Federico Beido.
Música: Ennio Morricone
Guión: Sergio Sollima, Sergio Donatti

Fotografía: Emilio Foriscot, Rafael Pacheco 

Brad Fletcher un tímido profesor que se ha trasladado al oeste para curarse una enfermedad es secuestrado por Beauregard Bennet, un peligroso bandido. Poco a poco ambos personajes irán sufriendo cambios profundos en sus respectivas personalidades debido a la influencia que se ejercen mutuamente.



Me parece una soberbia película en la que el director, Sergio Sollima, reflexiona sobre la violencia y el distinto tratamiento que se le da dependiendo de quien la ejerza, lo que queda perfectamente resumido en la frase que dice el ex profesor inmediatamente antes de volarle la cabeza al desdichado agente de la Pinkerton: “Lo importante es superar el límite de la violencia individual que es un crimen para llegar al de las masas que hace historia”. Así nos encontramos con una peli que cuenta con una fuerte carga ideológica en la que, como en “El gran silencio”, se va a contraponer la ley al concepto de justicia, quedando perfectamente reflejada esta postura en su tramo final en el que las fuerzas vivas del pueblo contratan a un pistolero, que estaba en la cárcel y había sido miembro de la Manada Salvaje, para que dirija a un grupo de desalmados con el objetivo de acabar de forma “legal” con el grupo de ladrones, mujeres y niños que viven en las montañas, en comunión con la naturaleza y alejados de los convencionalismos sociales, en una especie de comuna cuyo principio organizativo básico es la libertad y la falta de jerarquías (parece que, de esta forma, se están defendiendo en la película parte de los postulados del movimiento hippy, en pleno apogeo en el momento de su filmación).



Otra cuestión muy interesante, que también refuerza la fuerte carga ideológica de la película (el guión, al igual que en “El halcón y la presa”, vuelve a ser obra de Sergio Donati y del propio Sollima), es, como ya había indicado en la sinopsis, la transformación que se produce en los dos protagonistas. Así, mientras que el tímido, apocado, pacífico y racional profesor descubrirá con su secuestro su lado más oscuro, la atracción que ejercen sobre él la fuerza bruta y las armas y el poder de éstas combinadas con su inteligencia, en el desalmado asesino ira calando el mensaje humanista del profesor hasta que debido a un hecho luctuoso (la muerte de un joven en el asalto al banco) se replantee su forma de actuar y decida abandonar esa forma de vida. De esta manera, se nos está planteando hasta que punto los individuos de una sociedad están condicionados por su lugar de origen y por la clase social a la que pertenecen puesto que las vidas del profesor, si hubiera nacido en el oeste, y del bandido, si hubiera formado parte de una familia bien de Nueva Inglaterra, hubieran sido radicalmente distintas. Es, por tanto, la sociedad, en manos de los poderosos, la que, en muchos casos, te obliga a llevar una vida violenta y al mismo tiempo la que determina cuando y quien puede ejercer esa violencia, eliminando “legalmente” a aquellos elementos que le son molestos.

Además de estas consideraciones la película está francamente bien dirigida por Sergio Sollima (como ejemplos recuerdo la secuencia inicial en el aula, el bautismo de fuego del profesor, la escena en que planean el atraco al banco o el maravilloso y bellísimo final); cuenta con un gran guión, mucho más cuidado que en la mayoría de los spaghettis que he visto hasta ahora con una primera parte más pausada pero necesaria para conocer psicológicamente a los personajes; una notable banda sonora compuesta por Ennio Morricone; técnicamente (fotografía y dirección artística) es muy buena; la producción a cargo de Alberto Grimaldi muy solvente para lo que se estilaba en este tipo de productos y las interpretaciones estupendas, tanto la de los dos protagonistas para los que se contó con dos actores extraordinarios sobre los que descansa gran parte del film: Gian Maria Volante que da vida al profesor y Tomas Milian que encarna al pistolero, como la de William Berger, personaje que también evoluciona a lo largo del film al pasar de ser un frío cazador de hombres al que sólo le importa su trabajo como agente de la Pinkerton, a mantener la suficiente lucidez al final de la película para evitar una carnicería y conseguir, por una vez, hacer justicia. Junto a ellos un numeroso grupo de habituales (tanto italianos como españoles) de este subgénero cumpliendo a la perfección en sus pequeños papeles: Aldo Sambrell, Mario Brega, Antonio Casas, Frank Braña, Nello Pazzafini, Federico Boido, José Torres o Ángel del Pozo



Por cierto, tengo el DVD de Divisa y la película dura exactamente 100 minutos, así que los dos o tres saltos bruscos entre escenas, que me extrañaron en un film tan cuidado, deben de ser por los cortes que ha sufrido el film.

En definitiva, para mí, uno de los mejores spaghetis casi a la altura de los dirigidos por el maestro Leone.

PUNTUACIÓN:
HISTORIA: 9
AMBIENTACIÓN: 9
DIRECCIÓN: 9
ACTORES: 10
MÚSICA: 9
MEDIA: 9,2

Reseña Adicional 

7 comentarios:

maltese dijo...

Para mi tambien es uno de los 10 mejores SW realizados...

Pedro Pereira dijo...

Para mim também é um dos melhores spaghettis. Tenho notado que algumas pessoas menos dadas ás questões politicas tendem em desvalorizar quer este filme quer os outros de Sollima.

Jesus, não te consegui contactar pelo email. Gostava de te convidar para uma das edições dos "spaghettis da minha vida" que mensalmente vamos publicando no POR UM PUNHADO DE EUROS. Caso aceites envia-me um mail de confirmação para pedro.dinis.pereira@gmail.com

Abraço.

--

Pedro Pereira

por-um-punhado-de-euros.blogspot.com
filmesdemerda.tumblr.com

Martial 76 dijo...

Coincido con la última frase. Uno de los mejores. Lo he visto varias veces y siempre encuentro algo nuevo en esta película, tratada excelentemente desde su inicio. La "transformación" del profesor de Historia es genial, simplemente me encanta. En el fondo todos tenemos esa maldad impresa. El personaje pasa de ser un inofensivo tipejo del Este, de buenos modales y una "falsa moral" a convertirse en un asesino sin escrúpulos.
Quizás gran parte del éxito de la película se asienta en la interpretación. Volonté y Milian como siempre, Berger al acecho.
El tema central de Morricone sublime. Bueno, en general toda la música de la película.
Sineceramente es uno de mis sw favoritos que me gusta visionar cada cierto tiempo, es algo más que un western.

echoes dijo...

la transformacion del profesor me parece demasiado rapida y poco convincente... no es mala peli pero...

pritt dijo...

Coincido totalmente con vosotros, es una gran pelicula, solamente un "pero", esa "transformación" del profesor de la que hablais me ha parecido un tanto radical. El personaje de Volonte pasa de ser un inofensivo profesor con una alta formación para que de repente se deje influenciar por los pensamientos arcaicos y barbaros de la gente del oeste y se convierta en una especie de asesino que consigue mandar sobre una banda de desalmados a la que logra gobernar, me parece un pelín exagerado, no obstante vuelvo a recalcar que la pelicula es de un gran nivel.

Anónimo dijo...

Gracias por un post tan bien escrito. cotizacion dolar

Jesús dijo...

Gracias a ti por haberlo leído.