martes, 15 de septiembre de 2009

REVERENDO COLT


Reverendo Colt
Italia/España
1970
Director: León Klimovsky (algunas fuentes dan a Marino Girolami como verdadero director)
Reparto: Guy Madison, Richard Harrison, Ennio Girolami, María Martín, Germán Cobos, Steven Tedd, Perla Cristal, Alfonso Rojas, Mariano Vidal Molina, Cris Huerta, José Canalejas, María Salerno, Nino Marchetti
Guión: Tito Carpi, Manuel Martinez Remis
Fotografía: Salvatore Caruso
Música: Piero Umiliani




Milles "Colt", después de toda una vida como cazador de recompensas, ha llegado a hacerse una fama como un letal pistolero. Pero Milles de repente deja su antigua profesión, y para redimir sus penas, se hace reverendo, y se ha propuesto lograr fondos para crear una Iglesia donde poder llevar a cabo su nueva misión en la senda del Señor.




Por desgracia, su fama le precede, y cuando llega a su pueblo natal con la idea de comenzar una nueva vida, todos le siguen viendo como un frio y sanguinario pistolero.
Justamente el mismo día que Milles llega al pueblo, se produce un robo en el banco, y los ladrones huyen con el dinero dejando muerto al cajero. Como Milles es el primero que se acerca para intentar auxiliarlo, la gente se cree que él lo ha matado, y al sheriff no le queda otra que encerrarlo en la cárcel para evitar que lo lichen, mientras persigue a los ladrones.
No consigue dar con ellos, y Milles le propone un trato, que no es otro que lo deje libre para que él pueda atrapara a los forajidos, para recuperar el dinero y demostrar su inocencia. El sheriff accede, y el reverendo comienza la búsqueda.




Lo que parece una idea inicial bastante atractiva, como es ver la transformación de un salvaje pistolero en un bondadoso predicador, que pese a todo no duda en usar el revolver (aunque nunca mata, solo desalmar o dispara a los sombreros), y las reacciones de los demás ante él, poco a poco se va difuminando en un guión bastante soso y aburrido. Cuando el Reverendo Colt sale detrás de los bandidos, se los encuentra atacando a una caravana de colonos, y decide ayudarles. Juntos escapan y se refugian en un fuerte abandonado, y allí esperan a que llegue su fin, mientras los bandidos de vez en cuando intentan atacarlos.



El grupo de colonos, formados por una suerte de personajes variados y que dificilmente podrían haber acabados juntos (un coronel sudista con su hija, un escoces con su señora, un tahúr con la viuda de su hermano...) no aportan nada, y son en su mayoría bastantes absurdos y sin chispa.

El resto de la película se reduce a la presión psicológica de que a los colonos se le están acabando los suministros, y los prejuicios morales de algunos para cuidar a un bandido herido que se quiere redimir...

Guy Madison, estrella norteamericana de segunda fila en la televisión, que cuando su carrera en Hollywood comenzaba a apagarse, decide viajar al viejo continente y participar en esos nuevos westerns rodados en España, protagoniza la historia de este Reverendo "Colt". Madison demuestra el porque de que nunca pasara de ser un actor que no terminó de lograr el éxito, debido a su poco carisma delante de la pantalla.




Richard Harrison tiene el papel del Sheriff Donovan, y pese a que parece que en un principio su personaje va a estar bastante en pantalla junto con Madisón, rápidamente desaparece de la película nada más avanza un poco la trama.

Poco más se puede resaltar del reparto, quizás al bueno de Cris Huerta, que esta vez le tocó hacer el papel de un escoces (con falda y todo), que supuestamente es un personaje que se usa como recurso humoristico, aunque más que risa da pena...


Tampoco es que se pueda intentar alabar su parte técnica, ya que la dirección es bastante lineal, como si de un trabajo de encargo se tratara, rodada sin pulso ni ganas, aunque con un aceptable nivel.
Pequeño inciso para comentar que pese a que se presupone que la dirección corre a cargo de León Klimovsky, algunos datos afirman que realmente fue dirigida por Marino Girolami (padre del director E.G. Castellari y el actor Ennio Girolami), pero que aparece Klimovsky por una simple cuestión de subvenciones.

Algunos momentos de "humor" terminan de arruinar la sensación de seriedad con la que comienza la película, aunque en general, es un western bastante poco violento, que pese a que hay bastante tiroteos, casi nadie muere. Hasta el detalle ya comentado de que pese a su puntería infalible, el reverendo nunca mata. Se puede afirmar que se acerca más al western norteamericano, sobre todo en el mensaje de seguir el buen camino que nos quieren transmitir a lo largo de la historia, que al spaghetti western.



Y su innegable falta de presupuesto, algo que se nota demasiado en el atrezzo, el vestuario, los escenarios y hasta en los extras, hace que sea difícil poder darle mucha nota, y menos aún recomendar su visionado.


PUNTUACIÓN:

HISTORIA: 4
AMBIENTACIÓN: 3
DIRECCIÓN: 5
ACTORES: 4
MUSICA: 4

MEDIA: 4

6 comentarios:

Pedro Pereira dijo...

Lo peor de todo es la actuación de Richard Harrison y el tío que hace de indio. Creo que Harrison no ha hecho nunca la selección de papeles a aceptar. En esta película quizás hubiera sido preferible no entrar!

Anónimo dijo...

Estas usted seguro que Spalla ( Pedro Sanchez ) es en la pelicula ? No lo he visto !

Julio_Alberto dijo...

Es cierto, Spalla no aparece en la película, ya está corregido.
Gracias.

Anónimo dijo...

De nada !
Hay que decir tambien que , por una vez , José Canalejas tiene un papel importante y simpatico !

Billiard dijo...

Muy acertada tu reseña, como por otro lado es habitual, pero yo me atrevería a darle otro puntillo. La historia es bastante coherente y el personaje principal se justifica de forma pasable. Estoy del todo de acuerdo en que no en un SW puro, pero eso es algo que se tiene o no se tiene, como el sexapil.

Anónimo dijo...

La vi anoche y es cierto que tiene deficiencias en todo,pero me entretuvo e incluso la prefiero a un espectaculo de Hollywood donde sobra dinero y ordenador,pobre pero entretenida,un saludo y enhorabuena por el blog.