lunes, 30 de enero de 2012

Stewart Granger

Actor de origen británico (Londres 1913-Los Ángeles 1993) nacionalizado estadounidense en 1956, cuyo verdadero nombre era James Lablanch Stewart, por lo que tuvo muy pronto que cambiar su nombre para no coincidir con el de la pujante estrella hollywoodiense, y que se convertiría, gracias sobre todo a su prestancia (era alto, esbelto y elegante) en un icono del cine de aventuras y de capa y espadas durante la década de los cincuenta, llegando a ser considerado el sucesor natural de Errol Flyn. 

Sus primeros pasos en el mundo de la interpretación, tras haber recibido clases en la prestigiosa Webber-Douglas School of Dramatic Art, los dio simultáneamente en el teatro, con obras como “The Cardinal”, “The sun never sets” y “Rebeca” (obra de Daphne du Marier que sería adaptada al cine por Alfred Hitchcock), y el cine (debutó en 1933 con “A Southern Maid”). Pronto se verá encasillado en papeles de galán debido a un sistema de producción (tenía contrato con la productora Gainsborough) excesivamente mimético del norteamericano, hecho que denunció en innumerables ocasiones y le llevó a repudiar esta etapa al no haber podido escoger los papeles a interpretar.

De su primera época destacan filmes como “Perfidia” dirigida en 1943 por Leslie Arliss, con el que volvería a trabajar al año siguiente en “Love Story”, que le emparejó con Margaret Lockwood y James Mason (uno de sus grandes amigos especializado en roles negativos), “Fanny by Gaslight” (1945) de Anthony Asquith en la que volvió a coincidir con Mason, “Waterloo Road” también de 1945 y con John Mills de protagonista, la adaptación de la obra de Bernard Shaw “César y Cleopatra” pareja interpretada por Claude Rains y Vivien Leigh, “La mansión de los Fury” dirigida por Marc Allégret en 1948 y “Adán y ella” (1949) en la que tuvo como pareja a Jean Simmons, actriz con la que se casaría al año siguiente.

Gracias a su popularidad creciente, Hollywood pronto se fijó en él y la Metro Goldwyn Mayer le ofreció el papel del aventurero Allan Quatermain en la exitosa adaptación, realizada en 1950 por Compton Bennet y Andrew Marton, del clásico de aventuras escrito por H. Ridger Haggard “Las minas del rey Salomón” que le emparejó con Deborah Kerr, actriz con la que formaría una estable pareja artística.

A partir de ese momento y durante toda la década de los cincuenta los éxitos se suceden con películas que adaptaban obras intemporales de la literatura juvenil como “Tres soldados” (1951) adaptación de un relato de Rudyard Kipling, realizado por Tay Garnett, con Walter Pidgeon y David Niven; “Scaramouche” (1952) realizada por George Sidney, que también le dirigió junto a Jean Simmons y Deborah Kerr en ”La reina Virgen”, y basada en una novela del tantas veces llevado a la pantalla Rafael Sabatini en la que se debatía entre el amor de Eleanor Parker y el de Janet Leigh; “El prisionero de Zenda” (1952) adaptación dirigida por Richard Thorpe, con el que volvería a trabajar al año siguiente en “Todos los hermanos eran valientes” (otra notable película de aventuras protagonizada por Robert Taylor y Ann Blyth), que le volvió a reunir con Deborah Kerr y James Mason; o “Los contrabandistas del Moonfleet” gran adaptación realizada por Fritz Lang en 1955 de la imperecedera novela escrita por J. Meade Falkner. Películas en las que, además, demostró sus grandes cualidades como espadachín.

También se le pudo ver en otros géneros como el western en la notable “La última caza” dirigida en 1956 por Richard Brooks con Robert Taylor en el papel de un racista cazador de bisontes; el thriller victoriano con la estupenda “Pasos en la niebla” (1955) de Arthur Lubin, de nuevo con su mujer Jean Simmons; y el drama en “Cruce de destinos” realizada en 1956 por George Cuckor, en la que tuvo como coprotagonista a Ava Gardner, con la que volvería a coincidir al año siguiente en la sosa comedia “La cabaña” dirigida por Mark Robson. Esta gran década finalizaría con su participación en la deliciosa comedia dirigida por Henry Hathaway y protagonizada por John Wayne “Alaska, tierra de oro”.

En la década siguiente su popularidad comenzará a eclipsarse, apareciendo en títulos menos importantes realizados tanto en Europa como en los EEUU. De esta época destacan el drama bíblico dirigido en 1962 por Robert Aldrich “Sodoma y Gomorra”, el largometraje bélico “Secreta invasión” (1964) típica producción de Roger Corman que repetía el esquema de “Doce del patíbulo”, la parodia dirigida en 1963 por Sergio Corbucci “El día más corto” en la que tuvo un pequeña papel o la fallida “El último safari” (1967) del casi siempre fiable Hathaway.

Es en esta década en la que se producirá su debut en el western hecho en Europa al protagonizar como Old Surehand tres películas basadas en los libros de Karl May ambientados en el Oeste.


Durante las dos siguientes décadas apenas se le pudo ver en la gran pantalla (destaca una breve aparición en “Patos salvajes”, film bélico dirigido en 1978 por Andrew Victor McLaglen con Richard Burton, Richard Harris y Roger Moore), siendo más frecuentes sus apariciones en televisión (entre otras, se le pudo ver de 1970 a 1971 en veinticuatro episodios de “El Virginiano”).


Filmografía "Eurowestern":

1964.- “Los buitres”.
1965.- “El asalto de los apaches”.
1965.- “Justiciero de Kansas”.